No había manera de que se comiesen los kiwis que llevaban en la cesta de la fruta varios días. Normalmente les encantan, pero esa semana no los querían. Hasta que se me ocurrió hacerles una linda palmerita para desayunar cogiendo una idea que había visto en Internet. Unos minutos más tarde no había ni rastro de las palmeras 😂 Con el arte del amor se consigue todo y más ☺️😉

View on Instagram http://bit.ly/2QCETna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *