Qué difícil es: Que nos apoyen. Que nos acompañen. Que nos entiendan. Supongo que no soy la única que ha de explicar una y otra vez que hay dulces peligrosos, que hay niños que han muerto por comerlos y que yo prefiero evitarlos porque no quisiera tener la mala suerte de caer en esa estadísticas. Supongo que no soy la única que explica a cuidadores, amigos y familiares que los atragantamientos son la segunda causa de mortalidad infantil. Supongo que no soy la única que se enfada con algunas personas porque éstas siguen ofreciendo a nuestros hijos, a pesar de nuestras explicaciones, #dulces duros, #chocolatinas tipo #dandy o #lacasitos, #gominolas o #gomitas, #frutos secos, #palomitas o #cotufas, #chocolates redondos que aunque parezcan pequeños e inofensivos pueden ser aspirados por un niño menor de 6 años y causar una infección pulmonar grave y mortal. Supongo que no soy la única que ha tenido que oír de seres queridos la triste acusación de #madre exagerada y sobreprotectora que no entiende que toda la vida se han dado esos dulces y no ha pasado nada. Porque claro las estadísticas no son nada hasta que te tocan de verdad, verdad. De cerquita. Pero aquí seguiré, luchando por comunicar lo que considero importante. Tratando de hacer ver que mi responsabilidad es escuchar a los especialistas y tratar de velar, en la medida de mis posibilidades, por la seguridad infantil de mis hijas. Ojalá muy pronto encontremos el apoyo que tanta falta nos hace.

View on Instagram https://ift.tt/2Z2QkvU

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *